Skip to content

MEDICO vs PACIENTE: 2do ROUND

13 mayo 2008
tags:
by

Vuelven los púgiles, Señoras y Señores!

Ya en el centro, el primer golpe es del defensor del título,

el “Bloody”!

DEFENSOR: La insoportable falta de continencia personal

Es uno de los fenómenos más detestables en los pacientes creer que el médico debe conocer y hacerse cargo de toda su historia personal y sus crisis. Y cuando yo digo toda, ellos se refieren a ¡toda! Empiezan a contar la diarrea que tienen hace dos días desde la primera vez que tomaron la teta, y como datos de interés para el tratamiento de sus úlceras varicosas la agarrada tan fea que tuvieron con monchito, el sobrino nieto fumón, y las pocas veces que los visitan a el y a la patrona, la susana y el carlos, sus ingratos hijos. Nadie en sus familias los aguanta, pero como dicen que pagaron la consulta, consideran deber médico escuchar hasta la repetición de tan mezquinos relatos. Por supuesto que se ofenden si el médico pregunta si se alcoholizan, si se drogan, cuánto fuman, si cogen sin condones, si tuvieron enfermedades venéreas, si cagaron sangre, “Pero qué atrevido… ¿Qué tendrá que ver eso con mi salud o mi enfermedad?”

Nunca van al punto, nunca piensan en los demás pacientes que esperan, nunca se hacen cargo de la invasión de la privacidad del médico, nunca contestan sin vueltas, nunca aceptan de buen grado un “por favor, limítese a contarme acerca de su enfermedad”

Médico: “¿Desde cuándo le duele la panza?”
Paciente genérico: “Y desde que estoy enfermo, pues!”
Médico: “Bueno, entonces ¿desde cuándo que está enfermo?”
Paciente genérico: Desde la fiesta del cumpleaños de mi sobrina martita, que hicimos un asado al mediodía, pero salió arrebatado (…)
boludazo
¡Terrible directo al mentón!
¡El “Metejuicio” apenas se recompone!
boludazo

RETADOR: La paradoja del tiempo médico

Existe hoy en día un enigma aún cifrado a la comprensión de la física. Basándose en la famosa “Paradoja del reloj en movimiento” los investigadores intentan descubrir porqué el tiempo del médico corre más de prisa que el del paciente. Éste, dolorido, puede haber viajado 3 horas al consultorio para llegar a tiempo y allí esperar otras 2 extras, que para el matasanos habrán sido “sólo 5 minutos”. Cuando lo atienda, las agujas del reloj del médico correrán más rápido que las del paciente, y éste deberá explicarle en 3.5 segundos su historia clínica, merituando en base a sus exiguos conocimientos si una dolencia o enfermedad merece o no ser mencionada, y por supuesto que si olvidara algo, será culpa de la omisión la falta de atino al diagnóstico por parte del facultativo.

Medico enojado: “Pst, cómo no me dijo que tenía eso en la cabeza, amigo!”

Paciente: “Pero si intenté decírselo cuatro veces y me interrumpió por sin importancia, al tiempo que me pedía que le pasara una raqueta de tennis!”

Médico enojado: “¡Eso debería haberlo dicho! ¿Cómo no se va a percatar que ese bulto del tamaño de un huevo de codorniz es un tumor maligno?”

Paciente: “Snif… ¿pero se puede operar, no?”

Médico enojado: “Y… si me lo decía a tiempo, quizás. Ahora no se, amigo, ¡ya está muy avanzado!…

ludazo

Fintea el “Metejuicio” y se escapa como puede,

parece que va recobrando un poco de aire

boludazo

DEFENSOR: La inoportunidad que los caracteriza

Es claro que si una dolencia comienza a manifestarse en un paciente, éste desperdiciará la semana autoconvenciéndose de que “no es nada, ya va a pasar, solo que momentáneamente no puedo mover mi lado izquierdo”; o ya que “cualquier vómito es igual a otro vómito, y esta sangre negruzca debe ser de lo mas común” se le puede preguntar al primo que le recetó el médico para la dispepsia y ahorrarse la consulta tomando lo mismo, o como “dijo la irma que el bebé lo que tiene es un empacho” hay que llevarlo a honestas vecinas que miden la cinta y siempre tienen para regalar anetol para el té de anís de la mamadera, por cuyos razonables motivos el paciente aguardará hasta los cinco minutos anteriores al cierre del consultorio un viernes a la noche, para llamar gritando que necesita ayuda urgente porque se está muriendo, y que así las cosas se le consigan laboratorio, radiografías, ecografías, electrocardiogramas y visita domiciliaria.

Y que no se exprese ningún gesto de “Mi vida y mi familia esperaron toda la semana junto con su desidia, ahora llame un servicio de ambulancias” porque será quemado por hereje. “¿Vida?¿ Familia? Los médicos hacen votos solemnes de no tener eso!”

(Im)paciente evolucionado: Me duele insoportablemente el tobillo que me torcí el martes jugando al rugby y ahora ¡están negro el pie y fríos los dedos!
Médico traumatólogo (y traumatizado): ¡Pero es domingo! ¡Vaya a la guardia del hospital… ah, otra cosita, dígame ¿cómo consiguió mi número de celular?

boludazo

Puño, puño y gancho del “Bloody”

¡agachó el “Metejuicio”!

RETADOR: La oportunidad según los turnos de consulta otorgados

Aparece una dolencia y eso inicia un calvario. Lo primero es la salud, piensa todo el mundo, y entonces le damos prioridad respecto a otras obligaciones cotidianas. Inmediatamente tomamos el teléfono para obtener un turno en el médico y AHÍ verdaderamente empieza el calvario. Luego de 37 llamados infructuosos conseguimos… que la obra social nos de el número de quien, merced al convenio del año 61, nos debería brindar asistencia!. Pensamos que lo difícil ya pasó pero no, recuérdese que es el inicio y no el fin del calvario. Luego de 12 intentos a ese teléfono finalmente alguien nos atiende y nos informa amablemente que los turnos se dan personalmente, que tengamos la amabilidad de concurrir en el horario de la mañana. Pedimos entonces el día en el trabajo y nos apersonamos munidos hasta de la partida de nacimiento, a efectos de evitar algún eventual y desagradable contratiempo. Sufrida la amansadera de rigor se nos pone en conocimiento que el turno es para agosto, y nosotros con la paciencia de un Buda y el optimismo de un Ned Flanders, comentamos en voz alta que no faltan sino 2 meses, pero la amable secretaria, con la mejor de sus sonrisas, nos dice agosto… del 2009.

Amable secretaria: “No puedo hacer nada señor”
Paciente: “Querida para esa fecha faltan 14 meses!!”
Amable secretaria: “No puedo hacer nada señor”
Paciente: “Pero para entonces ya puedo estar muerto, ¡carajo!”
Amable secretaria: “No puedo hacer nada señor
Paciente:”¿Te puedo pedir un favor?”
Amable secretaria: “No puedo hacer nada señor”
Paciente:”Si todavía no te dije que!”
Amable secretaria: “A ver… digame”
Paciente:”Que el doctor me tenga listo el certificado de defunción, ¿si?”
Amable secretaria: “No hay problemas, el certificado va a estar listo en fecha, señor”

boludazo

Puñetazo en el plexo del “Bloody” que parece que no lo desestabiliza… arremete de nuevo!

oludazo

DEFENSOR: La atribución inaceptable de sus inútiles expectativas

No importando cuál es el motivo de la consulta, siempre hay otro que debe satisfacer el médico o será enjuiciado por mal praxis. La gorda no sólo quiere adelgazar, también quiere que adelgazada se le asegure un novio. El enfisematoso no sólo quiere conservar su vida, sino además fumar como cuando pulverizaba pulmones. La del abdomen arruinado por las estrías se desesperará si practicarle apendicectomía es imposible sin cicatriz, porque una raya más y se le va el concubino. La cincuentona que se hace un lifting no aceptará que el resultado no incluya un cuerpo de 20.

Y nada les viene bien. Si el médico ofrece un diagnóstico, será “cómo ¡así!, ¿no me va a hacer estudios?”. Y si necesita más estudios para un diagnóstico, entonces será “cómo me hace hacer todas estas cosas, ¿no sabrá nada o estará en tongo?”

Feos, fumadores e infartados rescatados del cajón, climatéricas, impotentes, gordos con hongos en los pliegues de la grasa, herniados deformes, candidatos resistentes a la amputación, dejen de pretender soluciones mágicas pero médicas para la horripilancia de sus condiciones!

boludazo

Cayó al piso el “Metejuicio”… si ¡cayó!

¡Im-pre-sio-nan-te!

Pero se levanta enseguida y sigue dando pelea

boludazo

RETADOR: La distribución del abanico diagnóstico:

No interesa de lo que se trate, nunca escucharemos a un galeno decir “Ud. a ciencia cierta, adolece de equis”. No señor, el espectro de dolencias va desde gripe a leucemia. Cualquier afección puede aquejarnos.

Si el médico, transgrediendo lo anteriormente dicho, diagnostica con seguridad una enfermedad “equis” y al paciente se le ocurre buscar una segunda opinión, ésta NUNCA va a ser coincidente con la primera. Imposible. Lo que para el primer facultativo fue un dolor de apéndice para el segundo puede ser un alien en etapa de incubación. Jamás escucharemos decir a uno “La verdad, no tengo la mas puta idea de lo que le pasa”. No señor. Aparentemente todo lo saben y nada ignoran. Es lógico que le demos crédito y tengamos expectativas! Alguno debe tener razón y poder ayudarnos!

boludazo

Juego de piernas para zafar del “Metejuicio”

que parece baile,

Se le viene encima el “Bloody” pero lo salva el

¡GONG!

Anuncios
16 comentarios
  1. locusniger permalink*
    13 mayo 2008 16:23

    HEIL HILES!

  2. Rencoroso permalink*
    14 mayo 2008 20:25

    Siii.. Cuantas novedades!
    Tenemos un locutor!?…¿”Heil Hiles”?.. jajajja.

    Creo que el Defensor, si existe decisión por puntos, lleva las de ganar, no?

    Fué una catarata de cross y ganchos argumentativos!
    La sangre salpicó hasta por acá.

  3. 15 mayo 2008 11:37

    Pero que cara tan dura la del sr. defensor del paciente.
    Si hablamos de salpicaduras, concuerdo, bastóle dar a conocer el dato no menor de que la sangre que salpicó es la de su cliente.
    Y si hablamos de puntos, también concuerdo que su cliente tiene más, pero otra vez verdad a medias… los puntos que su cliente consiguió los tiene todos en las suturas de la cara, diez en el mentón y 4 en la ceja izquierda, todos de prolene 5-0.

    Creo que es hora de que tire esa toalla, o está esperando defunción por KO del paciente para aumentar los montos del juicio?.
    Atentamente.

  4. El Paciente permalink
    19 mayo 2008 23:34

    ¿Tirar la toalla?..¿para que?.. ¿para que luego me atienda un… médico?

    Como dije, me gustaría saber para que es lo que le enseñan a esos ladrones en la Facultad.

    Si tiro la toalla, solicito la atención de un curandero o chamán.

  5. 20 mayo 2008 10:51

    Rp/

    No hay objeciones. Que lo atienda un chamán sería una decisión para el bien de todos.
    En las facultades no nos enseñan muchas cosas útiles, sólo a diagnosticar e intentar curar a los enfermos. Deberían darnos entrenamiento para la “confección, circularización y archivo de las estadísticas de litigiosidad” de cada paciente, e incluir los datos como apartado útil en la historia clínica, y UNIFICAR esa historia clínica para consulta de todos los facultativos.
    También deberían enseñarnos “mentiroscopía” en la cursada de Psicología y Psiquiatría; agregar a la currícula “Defensa Personal” que conste de bolillas sobre cómo desarmar familiares pendencieros y auditores de obra social patoteros, neutralizar pacientes abusivos, huir de las psicopatonas histéricas que se calientan con los médicos (cuando así lo amerite el caso) y fundamentalmente sobre como tratar con los ladrones pacientes y sus cómplices leguleyos; y ya que estamos, una extracurricular que enseñe a no sentir culpa ni dejarse culpabilizar por querer vivir y alimentar a nuestras familias con nuestro trabajo.

    Como consejo de buena voluntad le digo, contrate un servicio de emergencias chamánicas y además póngase en el cogote una credencial que diga “Médicos: No resucitar. Caso reservado a Dios y los Santos Curanderos”.

    Atte.-

  6. El Paciente permalink
    20 mayo 2008 11:32

    Está claro que lo que a ud. le conviene siempre es direccionar el asunto al área legal, léase abogados, litigios, demandas etc, etc, pretendiendo explotar una, otra y otra vez, tal arista haciendo abuso de ella.

    Dejese de joder y reconozca que en la Facultad en vez de aprender están más preocupados con hacer la residencia y encamillarse con alguna enfermera!

  7. 20 mayo 2008 11:56

    Rp/

    Yo trato el síntoma según se viene presentando. Si usted está enfermo de litigiosidad y beligerancia prejuiciosa, lógico es que le dé tratamiento.
    Y llevo a su conocimiento que Residencias Médicas es un sistema de aprendizaje y formación académica propiamente, así que ubique bien el tarrito para la muestra de orina y no temblequee.
    Respecto de encamillar enfermeras, y no deje fuera colegas, bioquímicas, kinesiólogas, estudiantes y sus hijas de usted cuando estuvo internado, todo lo que hace el hombre lo hace para conseguir mujeres… lamento que su estrategia no funcione. En vez de envidiar, considere estudiar medicina.

    Atte.-

  8. El Paciente permalink
    26 mayo 2008 23:01

    Que diga que estoy “enfermo de litigiosidad” no es otra cosa, mas que un diagnóstico errado pero no esperaba infalibilidad de un médico.
    Y ahora veo que traslada el cuestionamiento que hice a la enseñanza que le imparten a uds, exclusivamente a la parte irónica sobre la residencia.
    Saludos, y de por hecho que no voy a estudiar para encamarme con alguien… eso se los dejo a los médicos, no me hace falta.

    Atentamente, el hoy paciente…y futuro muerto.

  9. 27 mayo 2008 08:29

    Rp/

    Este ciclo biológico se cumple siempre: uno nace, crece hasta donde puede y muere. Así que si hoy está vivo indefectiblemente morirá en el futuro.
    Lo que no necesariamente el ciclo le asegura a usted, es que vaya a conseguir reproducirse. O que en su caso lo haga con la mejor hembra.
    La evolución es sabia, de algún lado tiene que provenir la aptitud de los vástagos.

    Buena decisión otra vez, no estudie, está en el interés de la especie.

    Atte.-

  10. 29 mayo 2008 18:05

    Ah!… Ahora si me cierra todo! Tenemos a un médico que en el curso de orientación vocacional en la casilla de “intereses” escribió REPRODUCIRSE!!, eso explica casi todo. Si tan solo hubiera empezado por ahí, nos abriamos ahorrado muchos golpes y disgustos, sobre ud.
    Solo a título informativo tengo, según mis estándares, a la mejor hembra… y para su sorpresa no soy médico!, es solo cuestión de saber hacerle una pequeña trampa a la madre naturaleza.

  11. 29 mayo 2008 19:44

    Rp/

    Para mi sorpresa (fingida, claro) usted no sabe leer. Por si quisiera escudarse en la proverbial mala letra de los médicos, le repito que la vocación de todo hombre es conseguir mujeres.
    Y respecto de la suya, la clave de lo que informa está en “según SUS estándares” y no en la calidad de la mujer que consiguió.
    Además, dígame, es que se reprodujo?
    Si me dice que no, le diré (jocosamente) que la madre naturaleza es muy difícil trampear. Pero si me dice que si, le diré (más jocosamente) que es más difícil todavía que siendo un dormido sus hijos sean de usted.

    Atte.-

  12. 30 mayo 2008 16:08

    Abandone de una vez ese caballito de batalla, esa postura respecto al caracter determinativamente sexual que, presuntamente, digita la conducta del sexo masculino, por favor!. Dejemos a Freud o sus plagiadores fuera de esto!.. Recurrir a teoría psicoanalítica para escudarse del ejercicio negligente de la profesión es irse, no POR sino, DE las tangentes… asesino!.

    Y si, mi intención era ser específico, hablé en base a “mis estandares” y dije “tengo a la mejor”..no me hace falta que Charles Darwin me venga a decir si mi mujer es apta o se adaptó evolutivamente, yo lo se y punto, querido!.. pero me gustaría ver la suya, si es que tiene, y si le midió las caderas o le solicitó un estudio de fertilidad al momento de conocerla… ahora traiga a Darwin en su auxilio y listo!

    Asesino!, cárcel para ud!

  13. 11 enero 2009 03:24

    Genial este sitio, me encantan todos los articulos, aprendi muchisimo. Gracias.
    Los invito a ver mi sitio en http://auditoriamedica.wordpress.com y dejen un comentario si les gusto o alguna opinion de algun tema.

    • 11 enero 2009 19:43

      Primun non nocere.

      AUF!

      • 11 enero 2009 23:48

        Es vox populi la taradez de las rubias, no lo es la tontera de los musculosos.

        Mafa dió en una de las tantas teclas.

        Laura: bienvenida, cuando esté en casa paso por tu sitio… pregunta ¿ud es rubia?…¿que opina del asunto?
        SAludos

    • 12 enero 2009 12:25

      la Dra. es rubia, no ves la foto?
      torrrrrrrrrrrrrrpe vos, y curiosa yo, porque
      qué aprendió la Dra. Rubia en este sitio?
      las rubias aprenden?
      este sitio es para rubias?

      oh!

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: