Skip to content

PELEA DE FONDO: OPTIMISMO AL AZAR

3 noviembre 2008
tags:
by

apostando¡Damas y Caballeros, pleiteros Trolls!

Tengo el agrado y honor de presentarles en esta velada un combate sin antecedentes en los anales del boxeo. ¡Dos de los mejores exponentes dentro de la categoría de aquellos llenos de falsas esperanzas, que creen poder esquivar el destino del fracaso por exclusiva obra del Señor Azar! Ellos se enfrentarán esta noche disputándose el título:

¡AL MÁS ESTÚPIDAMENTE OPTIMISTA!

Plantado en la esquina negra y teniendo por segundos a La Parca y dos enfermeras que lo asisten:

¡EL INFARTADO!

Por la esquina contraria, haciendo ya ejercicios de precalentamiento de manos y barajas,  vistiendo humildes pantalonetas rojas, el trasnochado:

¡APOSTADOR COMPULSIVO!


Ambos púgiles rebosan de confianza para la pelea. No queda más que aprestarnos a presenciar este singular combate, posible gracias al desinteresado auspicio de Casinos del Río y el Instituto Cardiológico Nacional.

Los Siameses invitan a los peleadores al centro del ring, les pido un fuerte aplauso para todos ellos..

¡Y suena el GONG!

Los oponentes se toman unos instantes para estudiarse, ambos se muestran muy precavidos.

¡Y ahí va el Infartado, lanzando una buena combinación de golpes!

El infartado hizo a lo largo de su vida sobrados méritos para colapsar el corazón de una ballena, gracias a un riguroso estilo de vida basado en los excesos. De joven le agradaba alardear ante sus amigos sobre la capacidad de su estómago y de cómo no había alimento o bebida a los que no se le animare en cantidades pantagruélicas, y así, cuando todos cesaban de comer, el muy goloso continuaba y continuaba ingiriendo su dieta básica constituida en base a mollejas y whisky.

Total no pasa nada, soy pendejo.

El Infartado suda frío y parece no estar en buenas condiciones físicas, no debe haberse preparado adecuadamente para esta pelea. Ahora ataca el Apostador Empedernido con un constante y certero yabeo que lastima a su adversario.

El apostador empedernido sabía desde muy chico que él no era como el resto ni quería  ser bombero o médico. Algo vislumbraba acerca de la necesidad de conseguir dinero trabajando, pero sólo para las primeras apuestas, ya que estaba seguro de poder ganarse el resto de su vida con el juego.  Sencillísma vocación, lo complicado era cuando en la escuela la maestra pedía que dibujaran lo que querían ser de mayores. En los recreos le hacía a las figuritas, las bolitas o a lo que fuere, siempre que le permitiesen apostar,  porque lo importante no era divertirse sino la emoción de arriesgar algo para poder alzar el montón acumulado.  Y si perder era molesto, infinitamente peor era no encontrar quien levantara su apuesta, porque de lo perdido…

Mañana vengo por la revancha y recupero.

¡El Apostador sin dudas está planteando una estrategia muy inteligente con esos golpes al plexo! Ataca en los momentos justos y todos sus golpes encuentran destino ¡Observen lo cansado que se ve el Infartado!

Esa rutina alimenticia sumada a una actividad física digna de un parapléjico, que terminó de empujar el nivel de su colesterol tan alto como las acciones de Google, no podía llegar a otro puerto que al de los clásicos dolores de pecho, palpitaciones y desmayos. Visto en la obligación de ir al médico, ante el consejo de éste respecto a cambiar su modo vida, refunfuña “no puede ser para taaaanto, si la comida no hace mal y además soy fuerte como un toro…” y en la cena de fin de año se convence de que comer una fuente de vittel toné regada opíparamente por dos litros de sidra barata “es vida”.

No pasa nada en una sola noche, la semana que viene me pongo a dieta.

¡Esta pelea se ha vuelto muy pareja Señores! El Apostador con esos ganchos de derecha ha logrado habilmente escapar de las cuerdas.

Con tenacidad digna de adicto, para la edad en que el resto de los jóvenes ingresan a la facultad, el Apostador logró hacer de su compulsión una ocupación si no rentable, por lo menos altamente profesionalizada. Desde el temprano placer por los burros, el Apostador comprendió que debía disciplinarse, evitar distraerse con la familia y el trabajo para concentrarse en el juego, si quería ser bueno. Pasando de novato, las apuestas sobre opciones seguras fueron transformándose en las arriesgadas donde más dinero se gana.

Yo controlo cuándo y cómo apuesto, pero ésta es una fija.

Suena el GONG…

Ambos púgiles presentan lesiones y lucen cansados. El Infartado logró equilibrar la pelea pero dudo que le quede resto físico para mucho más, vean como a duras penas logra llegar a su esquina para que sus enfermeras le brinden reanimación cardiorespiratoria.

Ahí salen… ¡se trenzan nuevamente a golpes!

Ya para la quinta visita al médico, el futuro infartado abandona un poco la idea que tenía sobre si mismo y su fortaleza taurina, presta un poco más de atención a lo que dice la persona con guardapolvo blanco y eso hace que repentinamente lo invada el temor de no vivir eternamente. Es presa del pánico hasta que recuerda con alivio ese genial invento: el by pass gástrico “ahora con esa operacioncita este problema se soluciona rapido.. en un dia me la hacen y listo el pollo” . Todo vuelve a su lugar, sale del consultorio contento y el estado de pánico es reemplazado por el de la felicidad “uyy!, que rico!.. justo ahí, venden pollo al spiedo!.. ¡yo me clavo uno!”. Ni un inspiradísimo y resucitado Favaloro lograría salvarlo del seguro infarto.

Qué me preocupo, si la ciencia avanza rápido y mañana descubren la cura.

¡El Apostador se juega todo lo que le queda en este ataque!. Busca liquidar la pelea conectando una mano con suerte y parece que El Infartado está por caer..

Liquidadas la herencia, el seguro del auto, las alhajas de la esposa y hasta los ahorros para el viaje de egresados de los hijos,  el Apostador se diversificó porque la suerte debía cambiar en su favor en algún momento y en algún juego debía ser más fácil ganar. Patejando monedas y mendigando un crédito, a un paso del desfalco de la oficina o del hurto en la casa familiar, sufrió la intervención de amigos y parientes preocupados por su ruinosa degradación, y hasta les prometió dejar el juego. Mintió, porque para salir adelante en la vida…

Necesito solamente unos pesos, una oportunidad financiera, porque palpito que ésta es la buena.

¡Y SUENA EL GONG!

Culmina este segundo y último asalto y al Apostador Empedernido ¡otra vez no lo acompañó la suerte! El tiempo le ha jugado en contra y la campana salva al Infartado.

Tremenda pelea a la que hemos asistido, muy cerrada, pero desde ya que las apuestas están en favor del inexorable el fracaso de ambos, estimado público.

¡Vamos a las tarjetas!

Anuncios
36 comentarios
  1. 3 noviembre 2008 22:47

    Y vamos con las cincuenta guitas al jugador empedernido. Hace algún tiempo contaba en otra parte como mi viejo perdió el único auto que tuvo en su vida, así que siendo hijo de un ex jugador (ex jugador porque ya se murió, de lo contrario seguiría jugando) algo se del tema.

  2. 4 noviembre 2008 00:16

    y voy con cincuenta guitas a cualquier apostador

    pero el que apuesta con su vida es mejor apostador
    siendo ex hija de un médico gran fumador -ex porque se murió joven de cáncer de pulmón- pienso que no hay nada más valioso para arriesgar

  3. 4 noviembre 2008 00:29

    No crean que todo es rosa si el padre de uno es no jugador y ya se pasa al bando de los fundamentalistas antitimba como el mío.

    Como ex hijo -a dios gracia no murió, pero ya no me faja- de un padre de pocas palabras, y no repetía consignas, voy a contar como me surtió en una oportunidad por encontrarme timbeando con mi hermano pese a habernos advertido respecto a apostar a las cartas.
    Oh, si. Que bien lo hizo.

    Saludos.

  4. 4 noviembre 2008 00:40

    estaban jugando a la “casita robada” y apostaban figuritas de sarah kay?

  5. 4 noviembre 2008 00:40

    lo bien que hizo en pegarles

  6. 4 noviembre 2008 00:42

    dice el locus que la viaba llegó tarde
    HILES

  7. 4 noviembre 2008 11:51

    ¿Esta es la semana de los necios?
    Vengo de toparme con varios pero como estos pobres no.
    Dejemelo pensar.

  8. 4 noviembre 2008 13:22

    No Maniática, estabamos jugando strip poker con la empleada.
    Si, Locus, la viaba (o biaba) llegó muy tarde, ya estabamos torcidos para esa época, tanto como ud. invertido.

    Saludos amiga Maniática.
    Cachetazo detestable Locutor.
    Saludos amiga Mafa.

  9. 4 noviembre 2008 15:01

    Dice Maniatica que con razon, que si ustedes fueron abortados en sus impuslos de adolescentes normales por un viejo ol´fashioned que los mandaba a colegio de cura no se extraña qe sean anormales al respecto al momento de ahora, y que ella dice que ya no hace falta llegar casto al matrimonio y MUCHO MENOS si la proximá tuya es tu tercera boda, que ya es hora y que pueden coger nomas muchachos.

    Y dice que saludos. Y yo agrego HILAZO andá a hacerte ver con el andrólogo!

  10. 4 noviembre 2008 15:03

    Y HEIL
    Apuesto por el apostador compulsivo.

    AUF

  11. 4 noviembre 2008 15:36

    heil, no
    dice locus niger que sos tan pero tan vivo que seguro que perdiste y la empleada te metió un montón de ropa que tuvieron que lavar vos y tu hermano mientras ella miraba tranqui la novela venezolana de la tarde
    y que AUF paparulo

  12. 4 noviembre 2008 15:42

    Renco ¿su padre ya no le pega? lo mal que hace.
    En otro orden de cosas, estoy mezclando un mazo de naipes ¿quien juega un tute cabrero por cinco mangos?

  13. 4 noviembre 2008 17:45

    Locutor decile a Maniática que esta misma noche me estoy yireando pal cabarulo.

    Maniática decile al Locutor que la partida no terminó, pero que no obstante no hubiera tenido problemas en lavar toneladas de ropa a esa edad, siempre que lograra que la empleada se desvistiera. También decile al Locutor que me chupe un huevo.

    Ajenjito radio man: Mi padre no me pega desde que yo tuve fuerza como para devolverle el golpe. ¿Hombre sabio, no?. Igual yo planeo vengarme cuando esté senil, encerrándolo en un geriátrico y dilapidando en el casino lo que me deje.
    Te juego a lo que quieras.. pero no con cinco cabrones a la vez sino de a uno.

    Saludos. Optimistas pérfidos.

  14. 4 noviembre 2008 18:44

    Definitivamente el más estúpidamente optimista es el apostador
    El infartado también es un estúpido.
    Cree que saldrá del segundo infarto y te lo cuenta con el pucho en la mano y comiendo grandes cantidades de huevos fritos con postre de frutillas con crema.
    Pero se jode él sólo.
    el otro jode a toda la familia y lo sabe y no puede salir epro este es un bolduo alere

  15. 4 noviembre 2008 18:47

    ¡BOLUDOS ALEGRES!
    JUGADLE AL 37 Y AL 51.
    FUERON MIS TURNOS DE OFICINA PÚBLICA DE HOY.

  16. 4 noviembre 2008 18:50

    Catán todos:
    http://www.tujugada.com.ar/significado_sueno.htm

    Siempre he querido aprendérmelos para sorprender a mis amigos.

    Dentista y serrucho Hmmmm

  17. 4 noviembre 2008 22:01

    hola Mafa, dicen los siameses que ellos tuvieron que trabajar en el circo desde adorables pequeños porque el padre -oíste hablar del hombre morsa?- se infartó y jodió a toda la familia

    hola Renco, dice loCu que si seguís dando muestras de ingenio puede ser que evoluciones y por fin veas alguna mujer desnuda, cualquiera -se ríe mucho y no puedo entenderlo muy bien- sin exquisiteces, pero que mientras tanto aprovechá para hacerte rico con un laverap

    hola locus niger, decile a Renco que justo que lo iba a invitar a tomar unas cervezas él sale de putas

    hola Ajenjo, dice el Admin que todo bien pero que vayamos a jugar a tu casa, porque acá es el sitio oficial del jodete

  18. 4 noviembre 2008 23:53

    Mafa si no salé el 37 ó 51 ó 3751 ó el 5137 me débés 20 pesos, pero no te aflijas que si salen te ganaste 60, que tul?

    Locu: si sale cualquier número del 0 al 9, significa que debés tirarte bajo un tren.

    Maniática: decile a Maniática que se suspendió lo del cabarulo porque el Locutor festeja atrasado el día de la madre..

    Ajenjo: Vas a dar cartas o seguir vuelteando?

    Saludos!

  19. 5 noviembre 2008 10:11

    Mafa, si salen las cuatro cifras reclamale tu parte, que es bastante mas de 60.
    Locutor, páguele a la chica lo que se gano, no la estafe, eh!
    Maniática, Admin ¿ustedes juegan al jodete por guita? están peor de lo que suponía.

  20. 5 noviembre 2008 10:19

    HOLA! tanto tiempo, como les va?

    El mas estúpido es el jugador compulsivo. El infartado en realidad no se si apuesta, porqe la parca siempre gana, y quien le quita lo disfrutado.

  21. 5 noviembre 2008 11:16

    Que haces botonaza represora!!

    ¿Y quien le quita lo bailado/jugado al apostador?.
    Vos porque seguro que morfás papas fritas de desayuno y entonces no podés imaginar que otra gente encuentre placer mayor que ese. Al apostador seguramente si le dieran elegir preferiría un pleno, una trifecta o lo que sea.

    Saludos cobani!

    Ps: ¿estuviste sumariada todo este tiempo que no comentaste?

  22. 5 noviembre 2008 14:18

    yey!

    Renco, locus me lo dijo y no podía creerlo, pero por lo que leo, es cierto

    Zapata, a mi criterio es más apostador y más estúpido el infartado, todos morimos pero es peor vivir poco y no hay revancha posible

  23. 5 noviembre 2008 14:28

    Ajenjo, nunca aposté a juegos de azar ni de estrategia ni a ningún juego en general
    nunca fui a un casino, y tampoco sé jugar al tute cabrero
    estoy muy mucho peor de lo que vos pensabas
    y el Admin más muy mucho

  24. 5 noviembre 2008 17:35

    JAJAJ.
    Maniática.. pst.. no le irá a creer lo que le diga ese viejo zorro, no?.
    Sabe que el me tiene envidia y lo único que busca es enlodar mi impecable reputación!
    Saludos

  25. 5 noviembre 2008 19:51

    pasa que los infartados supieron ser optimistas, cuando hacían lo que hacían para llegar al infarto. o no pensaron en el tema, o no les molestaba tanto.

  26. 6 noviembre 2008 15:22

    bueno Renco, pero estás ambiguo
    por quién te jugás?

    los infartados son optimistas antes, pero si dejan de fumar son recontra hinchapelotas con los optimistas que seguimos fumando después

  27. 6 noviembre 2008 19:04

    Maniática:
    Apostaría al optimismo del infartado, solamente porque yo le encuentro mayor placer al comer y beber.. que al juego.
    Ehh.. pero no todos los infartados fasean, de hecho el que está estereotipado en la entrada no lo hace.

    Saludos!

  28. 6 noviembre 2008 20:00

    pero podría joder con el colesterol presente en la yema del huevo frito que te querés comer, y romper las bolas con que estás muy sedentario y tenés que caminar o correr
    y así
    se posesionan de tu corazón como si estuvieran a cargo, pero todo es envidia
    no te lo van a confesar, pero tratan de que todos vivamos como si estuviéramos infartados
    raza maldita

  29. 6 noviembre 2008 23:46

    A la mier que lío que armé porque seguro que no salió nada.

    ¿y un infartado que juega?
    ¿doblemente boludo alegre?
    ¿hay que colgarlo?
    Le jugué al nro de paciente del médico, el 108, porque él dijo que hacía mucho que no salía y no saqué niente. Tendría qeu rebajarme la pxma consulta que es bastante saladita , cada vez qeu vaya lo voy a jugar.
    (se viene el verano y hay que dejar de comer)

  30. 7 noviembre 2008 09:30

    Maniática: De igual manera que un ex jugador podría joderlo a Ajenjo por jugar sus inofensivas y sanas 50 guitas.

    Mafa: Un infartado que también es apostador empedernido la única precaución que debe tomar es asegurarse que la bancarota lo agarre en el momento previo al infarto, o que este sea consecuencia de aquella.
    Te condono los 20 pesos.

  31. revel permalink
    7 noviembre 2008 15:41

    es mas estupidamente optimista el apostador. hasta dosto se dió cuenta. por eso escribió una novela sobre ellos y no sobre los gordos infartados.

  32. 7 noviembre 2008 18:32

    Unos porotos (en guiso) al infartado. Si se queda sin $ si o si bajará el ritmo de consumir grasas y alcohol, hasta que logre juntar otra vez para ir al tenedor libre chino.

    El apostador una vez que perdió todo se acaba, no hay manera de recuperar dinero para apostar.

  33. 8 noviembre 2008 09:37

    el comportamiento típico de un infartado con conciencia de enfermedad es el de un ex-fumador, se hacen proselitistas de la vida sana spameándote todos sus sufrimientos como lección de vida a seguir
    y si no adquiere conciencia, sigue estúpidamente en su optimismo hasta morir

    el comportamiento de un apostador que se quedó sin guita, es tratar de que se la dés voluntaria o inadvertidamente en “préstamo”, más que spammers son cánceres que hay que extirpar hasta que no les quede ninguna garra metastásica en nuestras billeteras

    los dos son estúpidos, pero es más optimista el que cree que no va a morir haga lo que haga

  34. 8 noviembre 2008 15:40

    “más que spammers son cánceres que hay que extirpar hasta que no les quede ninguna garra metastásica en nuestras billeteras ”

    JAJAJA

    Sin palabras.

  35. 10 noviembre 2008 20:03

    Uy uy me olvidé de venir antes si bien ya dije lo que pensaba. ¿Cómo quedó entonces ?

    Se viene una gorda parece.
    Esta noche bien tarde como acostumbro a hacer con este sitio, no sé por qué, les hago una visita.
    Saludes

  36. 10 noviembre 2008 21:01

    HIHIHIHIHILES

    No creo que se le animen a todo.

    Auf

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: